Las parrandas del gobernador Duarte..... Tienen a Veracruz hecho añicos.

Jue, Oct 23, 2014

El cártel de Mario Delfin

policiaUn grupo de más de 120 efectivos de la policía ministerial del estado, adscritos a la Agencia Veracruzana de Investigaciones (AVI), desde Pánuco hasta Las Choapas, destapan la cloaca de corrupción que impera al interior de la Procuraduría General de Justicia en Veracruz (PGJ).  

La denuncia anónima de los policías ministeriales la hicieron llegar a los medios de comunicación, para que el nuevo procurador, Luis del Ángel Bravo Contreras, que este martes será ratificado por el Congreso del Estado, tenga pleno conocimiento de la corrupción que existe, auspiciada desde algunas direcciones de esa dependencia.

En la carta, los denunciantes le piden al nuevo procurador que Mario Delfín Domínguez no continúe como director de la Agencia Veracruzana de Investigación (AVI), que tiene bajo su mando a los elementos de la policía ministerial, mucho menos a sus secuaces, Heriberto Vargas, alias “El konan”, Armando Olmedo y otro de apellido Parra.            

Estos tres últimos son los cobradores o soltadores, quienes desde que llegaron a dicha dirección, se encargaron de imponer cuotas en las comandancias, según la ciudad y la zona, que oscilan entre los 15 y hasta los 80 mil pesos mensuales, los cambio tienen un costo de 15 a 30 mil pesos, según el distrito. 

Dicen que esta situación no la habían visto antes, resulta obvio que muchos no tienen la  capacidad para ser responsables de una comandancia, pero por el simple hecho de pagar la cuota se genera la corrupción, al exigir dinero a los policías ministeriales, quienes venden alguna orden de aprehensión, voltear una investigación, entre otros ilícitos.

En la simple detención de un vehículo “sospechoso” como robado, a los ciudadanos se les cobra una fuerte cantidad de dinero a cambio de su libertad, para poder juntar el dinero, que mes con mes se tienen que enviar al jefe, Mario Delfín Domínguez, es decir se tiene que pagar derecho de piso para poder trabajar y mantener la plaza.

Así es como opera esta mafia, denominado “El Cartel de Delfín”, sabedores de que pedirán pruebas, indican los denunciantes que han sido amenazados por Mario Delfín y sus secuaces de dejarlos fuera de la corporación, de correrlos o fabricar, como se acostumbra, una investigación.                  

Con esta carta, ya van cinco las que se han publicado, desde que Mario Delfín tomo la dirección, hace unos meses, por el lamentable accidente que sufrió su hija en Europa, de manera solidaria se coopero, con ese doloroso trance se pensó que volvería con otra actitud, pero se volvió mas soberbio y sin escrúpulo.

La actitud de Antonio Vázquez “El Diablo”, chofer del ex procurador, Felipe Amadeo Flores Espinosa, vino a descubrir el contubernio que existe con Mario Delfín, es decir, del dinero mensual que se lograba colectar en todas las comandancias, el 60 por ciento se destinaban para el procurador, por eso no cambio nada en la institución.

De las pruebas, dicen tener algunas fotografías y grabaciones de los señores del “Cartel de Delfín”, para lograr erradicar los cobros de cuotas, desterrar la corrupción, la soberbia y prepotencia de Mario y sus secuaces, hace unos días quito al primer comandante de Coatzacoalcos, Martin Ignacio, a pesar de haber cubierto la cuota del mes.

Pero el temor del ex comandante, Martin Ignacio, es que en el operativo por la reciente muerte del periodista, Gregorio Jiménez de la Cruz, los grupos que llevo Mario Delfín, encabezados por Konan y Armando, hicieron muchas detenciones de personas que no ingresaron a los separos, y ahora no aparecen.

El problema es precisamente la desaparición de esas personas, ahora teme que Mario Delfín este buscando echarle la culpa a el, para librar a su gente, seguramente los tendrán encerrados en una casa de seguridad de Xalapa, ubicado frente a la oficina de la procuraduría, ahí la Marina descubrió a 10 personas detenidas en forma ilegal.    

De un detenido en Tihuatlan, que estuvo un mes en esa casa de seguridad, le pedían 5 millones de pesos, cantidad que logro reunir los familiares, de ese dinero, “El Diablo” Vázquez llego a la oficina de Maro Delfín a recoger el 60 por ciento que le correspondía al procurador, Felipe Amadeo Flores.

Existe material suficiente para que la procuraduría estatal y federal inicie una investigación al respecto, para que puedan ser procesados, porque la                                    familia de Mario Delfín  cuenta con cuatro vehículos oficiales para su casa, con personal para sus mandados, y trae una escolta de veinte elementos.

El pueblo esta cansado de esta corrupción, el Konan, Armando y Parra tienen sueldos de entre 35 y 40 mil pesos, como si pertenecieran a la unidad antisecuestros, pero no arriesgan la vida, ni enfrentan a la delincuencia en la calle, Mario Delfín y sus secuaces engañan a la sociedad, realmente nunca han resuelto ningún asunto.       

Las cifras que maneja de la unidad antisecuestros esta maquillada, como acostumbra, que en realidad pidan la estadística y vean cual secuestro, homicidio, asalto, robo, fraude por mínimo que sea, han resuelto, se darán cuenta que en esa unidad se gasta una fuerte cantidad de dinero innecesaria.

La mayoría de los comandantes cuando salen de sus bases a la ciudad de Xalapa, se lo indican a los elementos  “ voy a Xalapa a entregar el pago, o poner el libro al corriente, o entregar la cuota para que el director este contento”. En otras ocasiones el Parra, el Konan o Armando, son los que recorren la zona para recoger el dinero.

Piden la salida de Mario y sus secuaces para poder trabajar y dar una mejor respuesta a la sociedad, sin inventar delincuentes, como lo acostumbran, como el caso de la periodista de la revista Proceso, Regina Martínez Pérez, y del asunto de Veracruz, Tantoyuca, Córdoba, Poza Rica, y de los electricistas de Coatzacoalcos.

De los electricistas, que ya están por salir, asunto que dijo Martin Ignacio lo en boletaron, porque la gente de Mario Delfín fueron los que hicieron la aprehensión y las trasladaron a la casa de seguridad en Xalapa, luego las regresaron a Coatzacoalcos y las pusieron a su disposición, cuando sabían que estos no eran los homicidas.

Para cualquier comentario, sugerencia, opinión y aclaracion al correo electrónico: '); document.write(addy28649); document.write('<\/a>'); //-->\n Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. "> Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y al teléfono celular: 921 172 7002.