Menu

Envenenan' a jugador del Madrid y lo roban en sus vacaciones


 Federico Valverde su familia disfrutaban de vacaciones en Ibiza y sufrieron un robo de película, a tal grado de acusar al chef, de haberlos envenenado y robarles sus pertenencias.

Así lo relató la pareja del volante uruguayo, la periodista argentina Mina Bonino, que hizo un extenso descargo en sus redes sociales y relató lo que sucedió la primera noche.

El hecho, que se produjo hace unas dos semanas, tuvo lugar en la casa que el futbolista alquiló para disfrutar de unos días de descanso tras la temporada en la Casa Blanca. Fue Bonino quien apuntó contra el cocinero, quien para ella fue el que se llevó sus pertenencias y además podría haberles suministrado alguna droga en la comida.

“Los de la inmobiliaria nos dijeron que la comida podía estar envenenada por el chef, así que nos llevaron al hospital a hacernos análisis de sustancias”, contó Mina en una de sus stories de Instagram.

“Cuando llegamos a la casa, ya estaba el cocinero. Me dice en ese momento que solo había una llave y que se la iba a llevar para al otro día volver a hacer el desayuno y no molestarnos. Al día siguiente yo no podía ni levantarme. Le mandé un mensaje a Leslie para que se llevara a mi hijo porque a mi me daba vuelta todo. Yo me sentía muy mal, pero pensé que era porque soy muy pajera y estoy en muy mal estado físico”, relató la pareja de Valverde.

Una vez que se pudo acondicionar, bajó las escaleras de la casa y se encontró con sus pertenencias revueltas. “A la hora bajo y veo mis tres maletas en el salón. Había chanclas mías tiradas y Leslie estaba ordenando todo. Ella me dijo: ‘¿estuviste buscando algo?’. Como todavía estaba drogada me habré reído, no entendí un carajo y seguí con la mía”, continuó Mina con su explicación del caso.

Más allá de la extraña situación, la periodista se dio cuenta que había un problema cuando fue a buscar dinero en su billetera y no lo encontró. “Cuando estábamos por irnos todos a la playa dije: ‘Voy a agarrar algo de plata’. Ya con la malla, mis anteojos, lista y preparada para tomar sol, abro la billetera y vacía. Ahí apareció el cocinero diciéndome que él cuando llegó vio todo desordenado”, recordó.

Según contó la propia Bonino, el cocinero eligió no seguir trabajando en el lugar y adujo una molestia con el personal que lo reclutó. “No quiero seguir con el servicio. No estoy cómodo con la gente que trabaja en la inmobiliaria porque esto siempre sucede con ellos”, dijo la pareja de Valverde que mencionó el cocinero antes de retirarse del hogar.

Frente a este escenario, y una vez que se comunicaron con quienes les habían alquilado la casa, se encontraron con que los había robado y terminaron en el hospital. “Vinieron los de la inmobiliaria. Metieron un acting hermoso donde nos dijeron que la comida podía estar envenenada porque ellos creían qué había sido el chef, así que nos llevaron al hospital a hacernos análisis de sustancias”, dijo Bonino.

Además de haber sido robados, tanto Valverde como su pareja y madre de su hijo tuvieron que hacerse diferentes test para comprobar si no les habían dado para que ingieran alguna sustancia peligrosa. “Los análisis mostraban si tenía cocaína, marihuana, éxtasis, anfetaminas o antidepresivos en sangre. Todo muy sutil para que nos desvalijen la casa y no me entere, rey. Pasamos nuestro primer día en el hospital. Vomitada por mi amiga y robada por algún conocido que me vio dormir en pelotas y es lo que más me perturba”, concluyó la periodista argentina en su explicación, al mismo tiempo que confirmó que todos los análisis dieron como resultado negativo.

A pesar de los test, en otra respuesta a uno de sus seguidores, Mina dijo que ella piensa que pudieron haber usado otro método para afectarle sus sentidos. “Yo creo que es un spray que te deja tontito y eso dura poco. No sale en ningún análisis”, concluyó.

Luego de este incidente, Valverde y su familia se vieron obligados a mudarse a otra casa para pasar el resto de sus vacaciones. Más allá de tomar esa decisión, Bonino mostró su angustia al pensar que podían haber intentado hacerle algo a su hijo. “También me puse a pensar que pasaba si se levantaba Benicio, si lo secuestraba, si yo me daba cuenta, pero preferí pensar que alguien de adentro nos vendió”, dijo. Después de lo acontecido, la periodista contó que reforzaron su seguridad durante el resto de sus días de descanso en las playas españolas.

 

Compártelo:

Categorías relacionadas:

Salud

Anuncio

Educación

Visitantes