Menu

Buena alimentación y ejercicio ya no bastan

 

Especialistas consideran que un estado de bienestar requiere no solo de una conducta sana, sino de un entorno igualmente saludable.

La mayoría de las personas considera que tener una vida saludable se limita a tener una alimentación que incluya frutas y verduras y realizar actividad física de forma constante.

Hay quien agrega suficiente descanso; evitar fumar, beber alcohol o consumir drogas e incluso no estresarse, pero más bien a lo que debemos aspirar es a una vida de bienestar, considera Luis Ortiz Hernández, investigador en estilo de vida y riesgo de obesidad en zonas urbanas de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

El académico señala que en México estamos lejos de esa condición de vida saludable o de bienestar, no solo por la inseguridad que afecta al país o la violencia que se expresa de distintas maneras, sino también por la prevalencia de agresiones sutiles que se han normalizado, pero que pueden ser ilegales y convertirse en casos severos por las consecuencias que generan, tales como las agresiones entre vecinos.

El académico señala que en México estamos lejos de esa condición de vida saludable o de bienestar, no solo por la inseguridad que afecta al país o la violencia que se expresa de distintas maneras, sino también por la prevalencia de agresiones sutiles que se han normalizado, pero que pueden ser ilegales y convertirse en casos severos por las consecuencias que generan, tales como las agresiones entre vecinos.

Explicó que junto al énfasis de responsabilidad individual, hay que impulsar también elementos de responsabilidad colectiva para promover valores de respeto a la diferencia.

“Si hablamos del país, tendríamos que decir que para un estado de vida saludable se requiere disminuir la pobreza, la desigualdad socioeconómica e incrementar la seguridad pública y de promover entornos de respeto”.

El también responsable del programa educativo para promover la alimentación saludable en adolescentes dijo que en el sentido amplio de una vida saludable es indispensable no solo cómo nos sentimos físicamente, sino también la condición de salud mental de verse a uno mismo positivo y que los demás te traten de manera respetuosa o positiva.

La violencia interpersonal, no solo en las familias, sino entre vecinos, en el entorno inmediato de las personas, genera estrés psicológico y emociones ligeramente negativas que pueden llegar a ser severas y recurrentes y hasta postraumáticas si se puso en riesgo la vida.

Compártelo:

Categorías relacionadas:

Salud

Anuncio

Educación

Visitantes