Menu

7 Consejos realistas para ponerse en forma yendo al gimnasio


 Si tú también te has puesto el reto de ponerte en forma en el gimnasio, pero no lo consigues, aquí van algunos consejos que te ayudarán:

1. BUSCA TU MOTIVACIÓN

Sin motivación no conseguirás aguantar más que un par de días. Así que el primer paso consiste en buscar dicha motivación.

Lo que suele funcionar para encontrarla es pensar en objetivos marcados, como podría ser adelgazar, tonificar músculos, mejorar nuestra capacidad respiratoria, optimizar nuestra flexibilidad, etc.

Es común establecer metas poco realistas que nos desilusionarán cuando no las alcanzamos: por ejemplo, perder 10 kg en un mes.

2. ELIGE UN BUEN GIMNASIO

El gimnasio también tiene mucho que decirte sobre tu motivación. Un gimnasio con máquinas que tienen muchísimos años, que no está limpio, que no tiene apenas clases y sus cuotas son muy elevadas no te invitarán precisamente a ir cada día.

La cosa cambia si se trata de un centro moderno, equipado con lo último de lo último en tecnología en máquinas, limpio y ordenado, con una interesante cantidad de clases para poder ir a la que más nos apetezca.

El horario también importa: los mejores gimnasios suelen tener un horario de apertura bastante amplio, para adaptarse a las obligaciones que tenga cada usuario.

3. CONSIGUE EL EQUIPO ADECUADO

Un buen equipo también puede ayudarte a estar motivado. Para empezar, no hace falta que te gastes cientos de euros en equipos avanzados: lo cierto es que con algo de ropa deportiva y unas buenas zapatillas debería ser más que suficiente (eso sí, asegúrate de que estas últimas sean transpirables).

Poco a poco puedes incluir algunos accesorios o wearables que te ayudarán a seguir motivados: por ejemplo, con un smartwatch puedes monitorizar todos los detalles del entrenamiento, para que seas consciente del avance que estás teniendo.

4. PIDE AYUDA A UN ENTRENADOR

Un error que te alejará de tus objetivos de ponerte en forma es intentar entrenar por nuestra cuenta sin tener un planning. Lo interesante es buscar al entrenador para que te explique los movimientos que puedes hacer y las máquinas más recomendadas en base a tus necesidades.

Es normal que al principio te parezca complicado empezar una rutina en el gimnasio, por lo que necesitas a un entrenador para que te ayude a establecerla. Este se encargará de confeccionar una rutina personalizada en base a tus objetivos, necesidades y cualquier restricción que tengas.

5. EXÍGETE LO QUE PUEDAS SOPORTAR

Muchos piensan que la única manera de ponerse en forma en el gimnasio es ir todos los días y hacer lo máximo posible, cuando estos sobreesfuerzos pueden ser contraproducentes y producir lesiones de gran importancia.

Lo primero que tienes que hacer es aprender las técnicas básicas de entrenamiento y respetar los tiempos de recuperación.

Si no estás haciendo bien los movimientos, o si no esperas el tiempo suficiente para recuperarte, puedes hacerte bastante daño. Esto también implica destinar 1 o 2 días a la semana a descansar, sin hacer nada de deporte.

6. LA IMPORTANCIA DE CALENTAR

El primer consejo que te dará el entrenador es calentar los músculos lo suficiente para evitar una lesión.

Por ejemplo, si estamos hablando de un día en el que vas a hacer pierna, lo interesante sería empezar usando la máquina de correr, la elíptica o la bicicleta durante un tiempo mínimo de 5-10 minutos. Así te aseguras de que tus músculos estén completamente preparados para el sobreesfuerzo.

Si tienes dudas sobre si estás calentando lo suficiente no dudes en transmitirlas a tu entrenador. Él se encargará de guiarte durante todo el proceso.

7. MONITORIZA TUS AVANCES

No siempre vas a ver resultados frente al espejo, pero los números no mienten.

Por ejemplo, si estás perdiendo peso podrías hacerte con una báscula inteligente que se encargará de registrar tus mediciones en una app del teléfono móvil. Además de darte el peso, también te indicará otros valores como el IMC, cantidad de agua en el cuerpo, densiometría ósea, etc.

De la misma forma, recuerda tomarte las medidas con un metro de costurera y hacerte fotos para ver la comparativa del “Antes” y “Después” y así ver diferencias.

Compártelo:

Categorías relacionadas:

Salud

Anuncio

Educación

Visitantes